Bogotá, Colombia

¿Aún es posible hackear una cámara web en el 2019?

Todos los computadores de escritorio, portátiles y dispositivos móviles tienen una cámara frontal que siempre nos está apuntando. Es trabajo del software asegurarse de que no haya ningún hacker que esté accediendo a ella, pero, ¿sigue siendo posible con un sistema operativo completamente actualizado en 2019?

Hackear una webcam es posible, pero hace encontrar un usuario muy inconsciente.

La respuesta es sencilla: sí, es posible. Pero es muy difícil. Así lo ha demostrado un hacker a Personal Technology, la columna del diario The Wall Strert Journal, y que consiguió acceder a la webcam de un ordenador con Windows 10, e incluso a través de la red local pudo acceder también a un MacBook Air. El problema es que, para ello, fue necesaria la interacción del usuario, haciendo cosas que sólo un insensato haría.

portátil webcam

La infección venía a través de un archivo .docx de Microsoft Word, el cual Windows Defender, antivirus gratuito de Windows, detectó como malware, y posteriormente lo bloqueó y borró. Sin embargo, la periodista desactivó el antivirus para ver qué podía pasar, ya que además hay algunos usuarios que desactivan el antivirus en su PC. Con el antivirus desactivado, el archivo se bajó sin problemas, y al ejecutarlo se ejecutó en modo protegido, y la usuaria hizo click Habilitar contenido para poder editarlo.

Lea también: Aprenda a identificar si su celular tiene ‘virus’!

Como vemos, saltarse el antivirus es un proceso complicado, pero no imposible, ya que la mayoría de infecciones y en Windows vienen a través de vulnerabilidades de día cero, y no de fallos que ya han sido actualizados en el sistema.

Hackear el MacBook Air también necesitó de mucha interacción del usuario

Después, para hackear el MacBook Air con Mojave, tuvo que desactivar la opción que impide instalar software sin verificar en Mac para instalar LibreOffice desde fuera de la Mac App Store. Ahí, desactivó la opción de protección de los macros, y abrió el archivo .odt con el que se infectó. Desactivar la protección frente a macros maliciosos es algo que se suele hacer en algunos entornos empresariales para ejecutar algunos archivos especialmente diseñados, como hojas de cálculo.

Como vemos, es muy limitado el número de situaciones donde una webcam se puede hackear. La opción que nos permite estar más tranquilos es tapar la webcam con una pegatina o algo que sea fácil de quitar y poner para cuando queramos usarla para videollamadas, pero podemos estar tranquilos de que, teniendo un buen antivirus y no instalando o ejecutando programas o documentos cuyo origen desconocemos, estaremos totalmente protegidos. Otra opción es usar cámaras por USB, y desconectarlas cuando no las vayamos a usar.

La investigación no habla de otro elemento aún peor: el micrófono, el cual tanto el móvil como el ordenador tienen siempre activo si usamos un asistente de voz. Hackear un micrófono es algo más fácil, pero sigue siendo necesario desactivar una gran cantidad de medidas de protección que el sistema operativo lleva de serie.

CON INFORMACIÓN DE: ADSLZONE IMAGENES: usatoday
WhatsApp chat